ENVÍO GRATIS A TODO EL PAÍS SUPERANDO LOS $6.500

$2.530

6 cuotas sin interés de $421,67
Ver medios de pago
¡Genial! Tenés envío gratis
Envío gratis superando los $6.500
Entregas para el CP: Cambiar CP
Envío gratis superando los $6.500
Nuestro local
  • Rivadavia 555 Neuquen -Lunes a Viernes de 08:30 a 18:00 hs Sábados de 10:00 a 13:00 hs
    Gratis
Descripción

VERNE, VEINTE MIL LEGUAS
Núm. de artículo 9781439764961
Colección Manuscritos Bellos
Julio Verne (1828-1905) escribió algunos de los libros más célebres de la literatura universal. Este estuche de Paperblanks en tonos azul océano reproduce una página del borrador manuscrito de Veinte mil leguas de viaje submarino de Verne. Sumérjase en la escritura con este estuche inspirado en uno de los autores más influyentes de la historia.

Ancho: 220mm Alto: Profundidad: 68mm CIERRE Con Solapa Papel decorado impreso Bandeja interior extraíble para guardar objetos pequeños Cierre magnético Seguro

Acerca de este diseño
Obra original: borrador manuscrito de Veinte mil leguas de viaje submarino, de Julio Verne
Época: finales del siglo XIX
Procedencia: Francia

El novelista, poeta y dramaturgo francés Jules Gabriel Verne (1828-1905) es autor de algunas de las historias de aventuras más famosas del mundo. En colaboración con el editor Pierre-Jules Hetzel, Verne creó los Viajes extraordinarios, una popular serie de novelas que incluía Veinte mil leguas de viaje submarino y La vuelta al mundo en ochenta días.

Hoy en día, estas dos obras se consideran pilares del género de ciencia ficción. Tanto es así que cuando empezamos a trabajar en el diseño Julio Verne de la colección Manuscritos Bellos, no fuimos capaces de decantarnos por una de las dos y decidimos ofrecer no uno, sino dos títulos únicos de Julio Verne.

Descubra Verne, La Vuelta al Mundo aquí.

Julio Verne, que escribió sus historias en francés, su lengua materna, tiene el honor de ser el segundo autor más traducido de la historia, por detrás de William Shakespeare y por delante de Agatha Christie. Quizá la inmensa popularidad y variedad de versiones traducidas sea el motivo de que, en ocasiones, su obra haya quedado relegada fuera de Europa a la categoría de «literatura de género» o literatura infantil, es decir, historias interesantes, pero ligeras, que no merecen un debate serio.

En los años posteriores a su muerte a principios del siglo XX, la actitud de los intelectuales hacia la producción de Verne empezó a cambiar, gracias en parte a la Société Jules Verne, una organización académica consagrada al estudio de su trabajo. Además, muchos de sus primeros admiradores, como George Sand y Théophile Gautier, acabaron labrándose su propia y exitosa carrera, lo que confirió a la obra de Verne una mayor respetabilidad.

En la actualidad, Verne es recordado como uno de los padres de la ciencia ficción, junto con H. G. Welles y Hugo Gernsback. Se le considera, además, el precursor del género steampunk, movimiento que aboga por la ciencia ficción basada en la tecnología del siglo XIX. Curiosamente, el propio Verne nunca aspiró a convertirse en un escritor científico, sino que su objetivo era compartir la belleza del mundo real con el fin de «representar la Tierra [y], al mismo tiempo, hacer realidad un ideal muy elevado de belleza de estilo».

Nuestro diseño Verne, Veinte Mil Leguas, de color azul océano, reproduce el borrador manuscrito por Verne de Veinte mil leguas de viaje submarino. La contracubierta presenta un grabado que muestra al capitán Nemo observando «un calamar de colosales dimensiones».

La popularidad y el reconocimiento del libro, publicado en 1870 con el título completo de Vingt mille lieues sous les mers: tour du monde sous-marin, no han dejado de crecer desde la primera edición. Especialmente memorable es el barco del capitán Nemo, descrito como un submarino adelantado a su tiempo en una época en la que los submarinos eran vehículos muy primitivos. Esperamos que las palabras de uno de los autores más célebres de la historia le sirvan de inspiración para ahondar en su propia escritura. Y es que, como dijo Ray Bradbury, «todos somos, de una forma u otra, hijos de Julio Verne»